Mr Gwyn
Baricco, Alessandro, 1958-
Resumen
La vida se va a cada momento por un resquicio cuya desembocadura resulta un misterio, durante tantísimos años, el hombre apenas ha convenido en llamar muerte a ese otro lado incognoscible. Lo que hay antes es el dilema entre lo que somos y lo que pudimos ser. El instante preciso en el cual uno desea dar un viro y probar suerte con la vida que nos hemos ido formando en nuestras mentes se desarrolla en la última novela de Alessandro Baricco: "Mr Gwyn". Aquí, una vez más, la literatura se vuelve el lenguaje de lo irrealizable. Jasper Gwyn era un escritor muy bien conocido en Inglaterra, y sus libros gozaban de buena reputación. No contento con ello, o quizá un poco hartado, decide que no escribirá ni publicará más libros en el resto de su vida. En un último artículo que aparece en el Guardián, le da a saber al mundo una lista de 52 cosas que nunca más hará. Unos toman el artículo como un acto de provocación, entre ellos su agente; mientras que otros se lamentan verdaderamente porque no podrán seguir disfrutando del gran autor. En este punto, la vida de Gwyn se coloca en el momento del que hablamos al inicio, el de la incógnita por conocer cómo es la vida que sólo imaginamos. ¿Qué se hace el primer día después de que las costumbres se han quedado a un lado? Seguro de que en cada expresión de la naturaleza y de la cotidianidad existen símiles de nosotros mismos (un sonido, una imagen, un gesto, una sombra, un animal), el escritor decide iniciar el oficio de copista de vidas. Como carece de aptitudes para la expresión pictórica, se le ocurre “retratar” a la gente mirándola en la intimidad y escribiendo luego una pequeña historia capaz de contener la esencia de las personas. En la antigua bodega de un carpintero, Jasper Gwyn acondiciona un estudio para llevar a cabo el trabajo que no se le había ocurrido a nadie. Con pocos objetos en el inmueble y una serie de luces hechas ex profeso para que sólo duren un mes —tiempo durante el cual sus clientes deberán posar para el retrato escrito— la antigua vida del protagonista de la novela de Baricco va escurriéndose hacia una nueva, como si se tratara de un reloj de arena. El primer retrato es el de Rebeca, una chica que trabaja en una lavandería, se lo hace gratis porque le despierta una rara fascinación. Posteriormente, ella se convierte en su asistente. En ese lugar, entre luces, sombras y silencios, las personas comienzan a revelar su verdadero ser. Cuatro horas por día, durante un mes, posar se vuelve la vía idónea de sus catarsis. Los retratos que escribe Jasper Gwyn no son historias como cuentos, sino conjuntos de imágenes transvasadas al texto, realidades que cambian de medio expresivo. Cada uno de ellos, a la vez, reconstruye la vida de su autor, mostrándole el reverso de su pasado como novelista. Esta situación lo obliga a esconderse más y más de la sociedad, huye, escapa como el eco. Con un estilo poco usual, Alessandro Baricco urde una trama donde el personaje principal parece escabullirse por completo, al extremo en el que no podemos saber qué sucedió con él. A pesar de esto, Jasper Gwyn nunca deja de llevar la voz cantante. La intriga y la reflexión existencial van de la mano enclavándose en el lector para crear las condiciones necesarias que no le permitirán abandonar la lectura. Después de leer "Mr Gwyn" no es fácil ir por ahí sin buscar una tarde —con el clima que sea— en la que nos encontremos a nosotros mismos, o un momento cualquiera que sea el retrato de nuestra vida.
Detalles del libro
  • Clasificación: PQ 4862 A6745 M7418
  • Editorial: Anagrama
  • Año: 2012
Consultar el libro